Archivo | ciudades RSS feed for this section

El olor del deseo:Tokyo

26 Ago

TokyoPhoto by SBA73 “Tokyo Multicolor”. Text by soonorlater

En el “Barrio Rojo” de Tokyo hay unos 3.5oo negocios vinculados al sexo. Entre ellos se encuentran la tiendas burusera. Son tiendas donde se encuentran artículos de ropa interior con una particularidad muy especial, son prendas usadas. Principalmente ropa interior femenina y en particular braguitas. El artículo aparece totalmente precintado y empaquetado con fotos explicativas: la de la dueña con el artículo en cuestión sobre su piel y la del artículo sólo. El precio depende principalmente de dos variables: si está manchado, la calidad de las manchas y su olor corporal. Se supone que aquellas prendas que se han llevado más tiempo puestas, son mejores, están llenas de más contenido, digamos. También se demandan mucho aquellas en las que la dueña antes ha orinado o si hay algún rastro de menstruación. Lo cierto, es que la demanda de estas prendas por parte de muchos japoneses es algo que se ve de forma muy normal en el país, de hecho, con frecuencia aparecen personajes masculinos en los manga, a veces ancianos sabios y con bastoncito incluido,  con este tipo de inclinaciones.

Por otra parte, se podría pensar que las chicas que venden su ropa interior son aquellas que andan justas de dinero y necesitan una ayuda extra con este tipo de actividad. Sin embargo, es todo lo contrario. Las proveedoras de tales prendas suelen ser chicas de clase alta y buena posición social, aunque la razón es la misma: una forma fácil de obtener dinero. Normalmente compran ropa interior barata y tras usarla, la venden obteniendo un 30 o 40% más de su valor.

En los últimos años, estas tiendas también venden ropa interior masculina, usada, por supuesto, siempre usada. Las clientas que demandan este tipo de prendas suelen ser mujeres solteras que practican el sexo en solitario. La prendas que más valor alcanzan son aquellas que contienen algún rastro de semen.

Junto con ropa interior femenina o masculina, también se pueden encontrar uniformes de colegiala. Los de más valor, aquellos usados en los colegios de mayor prestigio en Tokyo.  Porque Tokyo es único, es así.

Tokyo. Map of the sounds of Tokyo

28 Jul

Mapa de los sonidos de Tokio, dirigida por Isabel Coixet, con Rinko Kikuchi y Sergi López.

Para saber más: http://www.mapofthesoundsoftokyo.com/

Tokyo. Lost in translation

28 Jul

I could feel at

the time
There was no way of knowing
Fallen leaves in the night
Who can say where they´re blowing
As free as the wind
And hopefully learning
Why the sea on the tide
Has no way of turning
More than this – there is nothing
More than this – tell me one thing
More than this – there is nothing
It was fun for a while
There was no way of knowing
Like dream in the night
Who can say where we´re going
No care in the world
Maybe i´m learning
Why the sea on the tide
Has no way of turning
More than this – there is nothing
More than this – tell me one thing
More than this – there is nothing

Roxi Music “More than this”.  Album “Avalon” 1982 Warner/Virgin/E.G

“Lost in translation” película dirigida por Sofia Coppola en 2003 y protagonizada por Scarlett Johansson, Bill Murray, Akiko Takeshita, entre otros.

www.lost-in-translation.com

Cines de Verano

26 Jul

cinema1_

Atenas. Photo found in the internet. Text by soonorlater

La ciudad que amo se llena de cines al aire libre cuando llega junio. Parece que el verano sólo existe en esta ciudad para que los cines abran sus puertas y muestren antiguas películas en blanco y negro, clásicos que alguna vez fueron los blockbusters del momento, quizás para nuestros padres o nuestros abuelos. También hay cines que exhiben aquellas películas que durante el invierno hemos visto al calor de una sala cerrada y protegida, mientras quizás afuera, nevaba o llovía. Películas que quizás teníamos la intención de ver solos o acompañados pero que dejamos pasar.

Las salas oscuras ya no existen en el verano ateniense. Cada barrio se llena de estos pequeños cines entre jardines o patios interiores de casas con mallorquinas de colores, con el Licabeto al fondo o con luna llena.

El aroma de jazmín, el de madreselva, se mezcla con la risa de los asistentes, los murmullos bajitos de palabras que todavía no puedo entender o los clicks de las latas de refresco. Se mezcla con el aroma de las palomitas y los souvlakis que se pueden tomar mientras disfrutas de todo lo demas o precisamente con todo lo demás.

Amo esta ciudad, no puede ser de otra forma.  Toma mi mano y ven conmigo… Vamos juntos.

Atenas

24 Ene

3174165454_4897cc1098_o

Photo by Faith for William. Text by soonorlater.

Atenas. La hermosa Atenas de bulliciosas calles, taxis amarillos que pasan a toda velocidad. La de barrios antiguos como el mismo mundo, llenos de gatos tomando el sol de invierno, olor a comida especiada, sonora música y risas. La del Partenon, de los mármoles robados, de trozos de historia deshilachada por doquier. La sabia Atenas convocadora de vientos alrededor de su torre. La dulce Atenas que se transforma en negro con la negra noche.

Mareas humanas dirigiendo sus pasos a Monastiraki en viernes. Ermou, Thissio, Orfeos, Persefonis, y Gazi, en noche de carnaval, donde todo se confunde, miradas, gestos, besos, abrazos. Hermosos nombres todos ellos que sólo tú, mi amada Atenas, podías tener.

Deseos de calor llegados de teatros cercanos, el olor de las mujeres cuando pasan cerca de ti y casi te rozan. Oscuros ojos de descendientes de los dioses. El mundo dando vueltas, girando y girando en medio de este remolino, en medio de este girar de agujas en sentido inverso. Vida que palpita y late así con un color rojo intenso y brillante.

Un viento nuevo ha llegado a ti, mi anhelada Atenas, lo sé. El viento del cambio convertido en tormenta. Rumores de guerras de no hace tanto. El negro ladrón que cubre ahora tu cielo no es el de las estrellas de un viernes noche, es el del humo de los gases lacrimógenos, el de contenedores ardiendo con odio y rabia contenida, temores antiguos y subterráneos.

Los gritos que se oyen en tus calles ahora, no son de júbilo o alegría, sino de cansancio, desesperación, hartazgo, orgullo, resentimiento, miedo. Atenas, estás otra vez en guerra.  La lechuza viaja ya tierra adentro, tan lejos como sea posible, para hacer llegar tu mensaje.

Ha llegado la hora de cambiar, de empezar de nuevo, de gritar lo que durante tanto tiempo ha estado latiendo en tu subsuelo.

Es hora de que todos despierten y lo sepan.