Tras la tormenta

31 Dic

Photo and text by soonorlater

Tras la tormenta la playa está desierta, no ves a nadie en ella. No hay sombrillas, ni niños jugando, no se escuchan risas, las gaviotas han desaparecido, el agua está aún revuelta y el mar ha perdido su color verde esmeralda o azul cálido, el sol no existe y todo es gris y oscuro.

Las cañas perdidas del río cercano ocupan el lugar que antes ocupaban las piedras de colores que tanto te gusta ver a la luz del sol. Encuentras lo que no esperas ver, restos del pasado, botellas vacías que alguna vez contuvieron algo en su interior, plásticos que alguna vez fueron bolsas, restos del último verano de sol, restos de ti también.

Y cuando ya te marchas pensando que no hay nada más, que la tormenta se llevó lo que más querías y en su lugar sólo habita ahora el vacío, se abre un claro entre las nubes y el azul del cielo aparece como siempre, otra vez de nuevo, como tú lo recordabas, como lo sentíste la última vez, y el sol acude a ti para hacerte sentir su calor, para recordarte que el mundo sigue girando y que se ordena cada vez que respiras y decides formar parte de él.

Anuncios

Una respuesta to “Tras la tormenta”

  1. Vathek enero 1, 2010 a 12:36 pm #

    Llueve, Llueve, Llueve, Llueve.
    Llueve contínuamente, obstinadamente, inmisericordemente.
    Desde el lejano horizonte avanzan nubes pesadas, grises como el plomo, cargadas de amenaza. Arrastran sus vientres deshilachados sobre las montañas, las rebasan y caen sobre el valle ensombrecido, distante ya la idea de que el sol existe siquiera. Alrededor, el agua lo invade todo, impregnando de esa húmeda y fría tristeza la existencia misma, como una condena, como un castigo.
    De las alturas, la lluvia cae sobre los campos, sobre los tejados, sobre las calles sucias y escurre hasta el suelo, corriendo después hacia su destino por caminos ignorados. En mi sombrero golpean las gotas que quieren pasar, que resbalan por el ala, y que finalmente se desprenden, para confundirse con mis lágrimas, infinitamente más amargas.
    Sigue lloviendo, indiferentemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: