Fuerzas Polares

23 Jul

YinYang-full

Símbolo del tai chi, el equilibrio entre las fuerzas polares yin y yang.

“… el yin y el yang no son ni buenos ni malos. Ambas energías son totalmente necesarias para la vida. Sólo se trata de observar el ritmo de la naturaleza: el día es una energía yang llena de luz y de actividad, y la noche es de naturaleza yin, llena de oscuridad y reposo. ¿Podríamos vivir sin la noche, sin la luz, sin la actividad y sin el reposo?.

Todo lo que es activo, caliente, expansivo, seco y luminoso es energía yang; así, por ejemplo, el Sol, la energía masculina y el polo positivo de un cable eléctrico son del tipo yang.

Por el contrario, lo pasivo, lo frío, lo reservado, la humedad y la sombra son energía yin; la Luna, la energía femenina y el polo negativo de una carga eléctrica formarían parte de este tipo de energía.

Una habitación amplía, luminosa, con grandes ventanas, pintada o decorada con colores claros y brillantes es un espacio de características muy yang, y es apropiada para relacionarse fluidamente con los demás, para trabajar, para jugar o para cualquier actividad creativa, pero no para dormir y reposar.

Por otro lado, una habitación pequeña o estrecha, con poca luz natural, con ventanas pequeñas y de colores oscuros o apagados es un espacio de características muy yin, que no tiene la energía apropiada para trabajar, para hablar o para instalar un comedor, por ejemplo, pero sí para descansar, dormir, reflexionar o meditar.”

“… Se considera que el ser espiritual y divino de cada persona está concebido como una unidad integrada en una sola fuerza matriz. Sin embargo, cuando el ser viene a la Tierra a experimentar y a trascender el ego, irremediablemente necesita la polaridad entre dos fuerzas para poder manifestarse, elegir, aprender e integrar los opuestos en sí mismos. Dicho de otro modo: la materia, nuestra tercera dimensión, siempre es “dualidad”, aunque el espíritu, nuestra naturaleza anímica, pertenezca a una fuerza única y eterna. La naturaleza implica vida y muerte, pero el espíritu es eterno.

Es importante tener en cuenta que todos y cada uno de nosotros necesitamos las dos energías; de hecho la circulación energética de los meridianos de nuestro organismo en estado de salud es un equilibrio perfecto y continuo de yin y de yang. Las dos fuerzas son compatibles y complementearias; tenemos meridianos de tipo yin y de tipo yang, como tambien tenemos unos órganos yang y otros que son de naturaleza yin.

Además, una fuerza impulsa a la otra, de la misma manera que la noche empieza a las 12 del mediodía (ésta es la metáfora china). Es decir, del máximo yang (12 del mediodía), nace o empieza el yin (la fuerza del reposo, la noche y la instrospección), una energía yin que acaba justo cuando empieza a generarse el yang ( a las 12 y un minuto de la madrugada). Una energía nace de la otra y se crea una perfecta simbiosis entre ellas.

Esto es lo que representa exactamente el conocido símbolo del tai chi: el yin penetrando en el yang impulsándolo, y a la inversa. De hecho, deberíamos imaginar este antiguo anagrama en movimiento: la punta blanca avanzando hacia la profunda zona negra del yin, y la energía yin entrando y empujando la zona blanca o yang.”

Marta Povo “Feng Shui”. RBA Libros S.A 2002. Colección “CuerpoMente”, 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: