Archivo | 4:48 am

Soledad

13 Jul

juan muñoz

Juan Muñoz (1953-2001). Photo by unknown author.

Me produce siempre el mismo desasosiego. Cuando contemplo alguna escultura de Juan Muñoz siempre siento lo mismo: la soledad del alma. Sus figuras están ausentes, hablan, se ríen, parecen felices en un mundo feliz, pero todo es mentira. El ser humano, nosotros, estamos solos. Luchamos por hacernos entender, por comunicarnos y compartir lo que sentimos. Anhelamos que los demás nos entiendan, nos reconozcan en ese ejercicio pesado y lento que es el de la comunicación. Sin embargo, las figuras de Juan Muñoz ponen de manifiesto que todo es una quimera imposible. Y la sensación de asilamiento, de ser como los satélites espaciales girando al rededor de la Tierra, sin detenerse nunca, con la órbita ya programada de antemano y la certeza de que ningún choque va a ser posible, se hace aún más patente. Estamos solos con nosotros mismos.

Anuncios

El amor tiene forma de 8

13 Jul

2514259461_cb2226c279_o

Photo by Hellosunrise

Si pensamos en las palabras que definen el amor vienen a nuestra cabeza rápidamente: euforia, vertigo, ternura, felicidad, misterio, tristeza, ansiedad…Según nuestra experiencia y lo que sentimos o hemos sentido alguna vez.

Para la química, el amor es algo más sencillo o por lo menos queda limitado al número 8: las sustancias que están relacionadas con él.

Dopamina. Es la “hormona de la felicidad” y estimula la sensación de exaltación.

Feniletilamina. En el periodo de atracción, controla la secreción de dopamina. De estructura similar a la anfetamina, provoca euforia y su pérdida, desasosiego.

Andrógenos y Estrógenos. Son las hormonas masculinas y femeninas que alimentan el deseo y la atracción sexual.

Endorfina. La glándula pituitaria localizada en la base del cerebro la produce cuando el cuerpo sufre. Ayuda a calmar el dolor y produce un placer similar al de la morfina. Su nivel máximo de liberación se produce en el orgasmo.

Dopamina. Se conoce como la “hormona de la felicidad” y estimula la excitación.

Vasopresina. Es la hormona responsable del mantenimiento de la unión en la pareja cuando el enamoramiento ha pasado.

Oxitocina. Algunos la llaman la “molécula de la monogamia” o “de la confianza” y se asocia con la afectividad, la ternura y el acto de tocar. Influye en el enamoramiento, el orgasmo, el parto y la lactancia. Está también relacionada con los patrones sexuales y con las conductas maternal y paternal.