Amo

24 Ene

amo el huevo

Photo by Ladamaroja. Text by soonorlater.

Amarillo y blanco. Es mi bandera, la bandera del invierno y la de los días fríos, esos en los que lo único que deseas es estar en casa y saborear un delicioso huevo frito. En mi caso, siempre lo hago acompañada. En esta pasión privada no me vale estar a solas, necesito compañía para que los mmmmms de gusto se multipliquen y crezcan como ecos en las montañas.

El amarillo y blanco entró por primera vez en mi vida cuando era pequeña, con cuatro años  o cinco. Alguien a quien yo entonces reconocí como adulto, decidió hacerme partícipe de ese placer de comer un huevo frito. Antes de eso, yo siempre me había negado rotundamente. Odiaba los huevos fritos sin haberlos probado siquiera, solo por el hecho de odiar.

Después de aquel primer huevo frito han llegado muchos más. Con aceite de oliva, con ajos, con un poquito de vinagre o simplemente con sal. Con mi padre, los domingos por la mañana. Con amigos que se presentan en casa y no sabes que cocinar. Con mi pareja la noche de los viernes. Y siempre, siempre, encuentro el mismo placer, ese de mojar el pan de pueblo en la yema amarilla como el sol y encontrar la cara sonriente de tu acompañante cuando te llevas ese primer trocito de pan a la boca.

Siempre es igual, por eso, sólo por eso amo el huevo frito, pero el huevo frito en compañía, por favor, esta pasión sí necesito compartirla, como el amor a dos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: