El sexo como metáfora de la vida

5 Ene

432773147_565b465816_o

Text by soonorlater

“Shortbus”, dirigida por John Cameron Mitchell en 2006, no es la película pornográfica que muchos insisten en ver. En “Shortbus”, las relaciones sexuales son el hilo conductor de la película para mostrar lo que los personajes sienten respecto a la vida y de sí mismos.

“Shortbus” habla de la vida de varias parejas.

Sofía, casada con Rob. Sofía es terapeuta sexual y nunca ha tenido un orgasmo, situación que pone en la cuerda floja su matrimonio. Rob, por otra parte, tiene como parte de sus fantasias el ser castigado pero no se atreve a pedírselo a ella.

Jamie and James. James hace una película sobre su relación con Jamie. Ambos conocen a Ceth y comienzan una relación a tres. Caleb, admirador de la pareja, los sigue e intenta que Ceth no cause problemas en el equilibrio que existe, a su modo de ver, perfecto, en la pareja.

Severin, la dominatrix que odia su trabajo y lo único que desea es pintar. Y el niño rico que contrata sus servicios y al que ella odia y quiere a partes iguales.

El sexo se encuentra en “Shortbus” y las respuestas a las preguntas que los protagonistas se hacen también. “Shortbus” es un salón en Brooklyn dirigido por Justin Bond. Es el centro de la ciudad como metáfora del universo y allí se encuentra el origen de todas las emociones que mueven a los protagonistas

En esta película se habla de la soledad, de la impermeabilidad de las personas, de los sentimientos que apenas se pueden expresar porque no se conocen las palabras que los describen, de la búsqueda que todos hacemos para encontrarnos a nosotros mismos. También, claro, de lo divertido del sexo, de la deshibición, de romper con los prejuicios, de las mil posturas y los mil deseos que puedes encontrar en él. De la necesidad de compartirlos, del amor compartido.

Hay momentos muy divertidos en esta película. Entre ellos me quedo con el del trío formado por James, Jamie y Ceth mientras hacen el amor. Jamie canta el himno de los USA. (Esos son los autenticos patriotas: conmovedor). O el intento por parte de Sofía y Rob para no discutir. El diálogo que mantienen los dos sentados, uno frente al otro mientras se acarician y se dicen frases amables y tiernas en un momento en que ninguno de los dos se soporta. Es una de esas escenas de las películas de Woody Allen.

Hay momentos tiernos, como el de la conversación entre el antiguo alcalde de New York y Ceth sobre el SIDA. Un hombre ya mayor, anciano, que habla sobre sus deseos, sobre sus miedos, sobre lo que pudo hacer y no supo cómo y un chico joven, atractivo y tierno que termina llorando al comprender las palabras del alcalde.

Hay momentos gloriosos como el del apagón que sufre la ciudad. Todo queda en la oscuridad y las únicas luces que se ven son las de las velas que hay en Shortbus, donde se encuentran todos los protagonistas reunidos. En ese momento, Sofía tiene finalmente su orgasmo y  la luz vuelve a iluminarlo todo. La música elegida para esa escena es optimista y afortunada. Y te hace sentir que las cosas han vuelto a su lugar originario, que ahora todo está bien. Hace que tú también sientas eso mismo. Tus ojos brillantes y una sonrisa al aparecer los títulos de crédito hacen que las palabras no sean necesarias.

Anuncios

Una respuesta to “El sexo como metáfora de la vida”

  1. Vathek enero 16, 2009 a 4:09 pm #

    A nice and… inspiring film, indeed.
    I would like to be shortbusing at least for a while…
    Would you?? ;-D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: