Damage

1 Ene

Text by soonorlater.

Película de Louis Malle, 1992. Jeremy Irons como Dr Stephen Fleming, importante político a punto de ascender y convertirse en ministro y Juliette Binoche, la misteriosa mujer de mirada triste y negro riguroso que irrumpe en su vida y la cambia.

¿Es amor lo que el Dr Stephen siente cuando la ve a ella por primera vez y apenas puede hablar, casi no respira?¿Es lujuria lo que se desata entre los dos protagonistas a lo largo de su historia, ese deseo de estar el uno dentro del otro sin importar nada más?. El Dr Stephen lleva una vida ordenada, trabajo, casa, pareja, hijos, la copa de vino los fines de semana. Una vida ordenada pero vacía y espantosamente aburrida.

Es interesante ver los vacíos de conversación que existen con su mujer, su hija adolescente, su hijo Martyn. Hace todo sin sentir nada, se deja llevar y sabe que no siente nada, no tiene interés por nada.

Anna es el vértigo, dice de si misma que es una persona herida, y hay que tener cuidado con esa clase de gente, porque “las personas heridas saben que pueden sobrevivir”. Es la novia de Martyn, y lo elige a él porque le recuerda a un hermano perdido. El incesto aparece del lado de ella, eso y su atracción por los hombres “difíciles”, como Stephen.

Hay varias momentos que me gustan en esta película. El primero, cuando los protagonistas se conocen y después, vuelven a verse, apenas se hablan. En la siguiente escena, ella lo llama a su despacho, y él lo único que le pide es una dirección, nada más. No hay que explicar nada, los silencios y las miradas ya han hecho su trabajo.

El sexo entre ellos se muestra de una forma distinta. Es una relación que tiene elementos sadomasoquistas, se arrancan la ropa casi con rabia, Stephen golpea la cabeza de Anna de forma continua mientras hacen el amor, diría que le hace daño y a ella le gusta. Me pregunto la razón del director para mostrar el sexo entre ellos así.

Hay una escena de sexo en París, en una puerta de una calle estrecha, con casas antiguas y a primeras hora de la mañana, es una de mis favoritas, junto con la escena final, cuando están  en el estudio que Anna busca para sus encuentros. La forma de amarse sigue siendo la misma, violenta, pero la encuentro más real porque ellos comparten más cosas, almuerzan juntos, se les ve charlando de forma relajada, se ríen ajenos a todo y se aman En una de esas escenas de sexo, digamos, ligeramente irreales, ella se cuelga de una barra de cortina, que debe ser de las más resistentes de la historia, yo al menos, no he encontrado nada igual.

Desde mi punto de vista, Stephen está completamente enamorado de ella, arriesga todo por ella, toda su vida importante o no. De todas las escenas en las que se puede observar esto, me quedo con dos. La primera, cuando estando en París, Stephen ve a Anna con Martyn

damage_ver2 desde una ventana del hotel donde la pareja se aloja, están besándose y a él le duele eso como si le estuviesen arrancando el corazón. La segunda es la última escena, cuando él dice que la vió años más tarde y le pareció una mujer más, no distinta de las otras. Es eso, el enamoramiento te hace ver a la otra persona única, no hay nada más que no sea ella.

Sin embargo, Anna sólo siente la atracción por Stephen en cuanto que es una relación clandestina, puede tener la seguridad de su pareja al tiempo que ese sexo tórrido y violento con su amante. No creo que esté enamorada ni por un sólo instante de él, no le duele nada dejarlo y hacer que lo pierda todo. Es puro sexo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: